BUSCAR

Obras completas de Julio César (1951)

Obras completas de Julio César (1951) Obras completas de Julio César (1951)
Título Obras completas de Julio César (1951)
Autor Julio Cesar
Año de edición 1951
Páginas 631
ISBN

Estado del libro: Bueno. Algunos detalles acordes al paso del tiempo.

 

Julio César

Obras completas

Comentarios de la Guerra de las Galias y de la Guerra Civil

Completados con el Comentario de la Guerra de Alejandría, de Aulo Hircio, y de la Guerra de África y de España, de autores desconocidos.

 

Muchas y diversas han sido las consideraciones hechas sobre César y su carrera durante el tiempo transcurrido desde su muerte hasta nuestros días. Hizo mucho para modificar los destinos futuros del mundo, más quizá que ningún otro ser humano, y ni aun en los más oscuros tiempos de la Edad Media fue olvidada su historia. Desde los tiempos de Carlomagno hasta el Renacimiento, el Sacro Imperio Romano era el gran ideal político de la cristiandad. César, el fundador de este Imperio, era considerado como una figura semidivina; faltábale sólo ser cristiano para hacerle el santo patrón de Europa. Y en verdad que el nimbo habría sentado en su cabeza con tanta gracia como en la de Constantino, cuyo tardío bautismo disimuló multitud de culpas y crímenes a los ojos de la Edad Media. Pero, aunque César era pagano, mereció el respeto, indiscutiblemente, de treinta generaciones de cristianos.

amily:"Georgia","serif"'>Sinopsis:

 

Es este libro uno de los más interesantes y curiosos de la literatura universal y de los más sugestivos que pueden ofrecerse a los lectores. Escrito en las postrimerías del siglo XIII, ha influido notablemente en el desarrollo de las ciencia geográficas y en el conocimiento de los diversos pueblos del mundo, pudiendo afirmarse de una manera categórica que no fue ajeno al descubrimiento de América.

Sabido es que Cristóbal Colón no pretendía en su magno viaje descubrir un continente que era por todos ignorado, sino llegar a las Indias orientales por las rutas marítimas de occidente. Y entre los informes que el insigne navegante tenía entonces de esas remotas Indias no podía haber faltado el libro de Marco Polo, libro que los hombres del Renacimiento, con su gran poder de captación y su generoso espíritu de cultura, habían encomiado y difundido. Pero aparte de este interés, que llamaremos de orden práctico, tiene esta obra el encanto de lo extraordinario y fabuloso, arrastrando al lector por un mundo de maravillas, que más que el relato de cosas y hechos verdaderos, parecen la creación de una fantasía desbordante.